By / 3rd mayo, 2016 / Que ver y hacer / No Comments

 “O simiterio da Adina

n’hai duda que é encantador,

cos seus olivos escuros

de vella recordazón;

co seu chan de herbas e frores

lindas, cal no’outras dou Dios…”

Este poema de la gran poetiza gallega Rosalía de Castro habla de la belleza y armonía del cementerio de Adina. El cementerio es un lugar tranquilo y romántico en el que quiso ser enterrada aunque años después sus restos se hayan trasladado al cementerio de Bonaval en Santiago donde descansa en el panteón de Gallegos Ilustres.

20160428_153935-01
Su lápida original se conserva pegada al muro interior cerca de una pequeña capilla.

20160501_163745-01

El Premio Nobel de Literatura “Camilo José Cela” también quiso ser enterrado aquí y sus restos descansan bajo la sombra de un olivo, tal y como fue su deseo.

20160428_152215-01-01

En Adina también podremos encontrar dos cruceros y numerosos sarcófagos antropomorfos de la época sueva, como otros objetos que se encontraron en diversas excavaciones arqueológicas ya que se encuentra en lo que era una Mansión romana de la vía XIX.

20160428_152911-01


Leave a Comment